Arte Digital y NFT

En un mundo globalizado y cada vez más tecnológico es inevitable que hasta el arte acabe siendo digital. En RadArt trabajamos con arte digital como una forma de diálogo entre el espacio, el artista y el espectador. Hoy os hablamos de arte digital y las NFT.

El arte digital es la producción artística a través de la tecnología informática. Esto significa una ruptura total con la representación natural. Es más, la obra ni siquiera tiene que estar producida por un humano; un ordenador puede ser el artífice. 

Este nuevo tipo de arte surgió a partir de programas vectoriales y graficadores. Hoy en día, el arte digital tiene una tipología muy variada: modelado 3D, airbrushing, pixel art, arte tipográfico, arte vectorial, net art y escultura digital.

Con la aparición de este tipo de arte fueron apareciendo las dudas en torno a sí el valor artístico de la obra disminuye, debido a que la máquina puede mejorar la precisión de los trazos, los colores, y, en general, estética de una obra. 

La clave está en no comparar el arte digital con el arte tradicional. Ambas disciplinas precisan de capacidades artísticas; por lo tanto, deben entenderse como diferentes tipos de arte.

Con respecto al mundo digital, las NFT están dando mucho que hablar. A continuación os explicamos lo que son:

Las NFT son, según sus siglas en inglés, non fungible token, es decir, bienes no fungibles. La diferencia entre un bien fungible y otro no fungible está en que los primeros pueden intercambiarse y tienen un valor según el número de copias, mientras que los no fungibles son únicos e irrepetibles. 

Un bien fungible sería el dinero, ya que un billete de una cantidad determinada tiene el mismo valor que otro igual. Sin embargo, un bien no fungible, como sería una obra de arte, no puede ser sustituida por otra; es única. Y es por su carácter no replicable por lo que pagamos por ellos. 

Pero ¿cómo sabemos que un NFT es único? Gracias a la tecnología blockchain o cadena de bloques, utilizada también en las criptomonedas. Esta cadena está formada por bloques entrelazados, lo que hace que sea irreplicable. Llevan también una firma digital para registrar su autenticidad.

Por todo esto, marcas como Adidas o Gucci están comerciando con NFT. Se trata de moda virtual; ropa que puedes comprar para utilizar en tus fotos. Los NFT también se han extendido al mundo de la música para la venta de álbumes o golden tickets con ventajas vitalicias. 

Trasladado al arte, esto puede dar lugar a una gran controversia, ya que los NFT se almacenan en un servidor, es decir, tanto la obra como el certificado NFT son virtuales. 

Aplicado al arte digital puede ser útil a la hora de garantizar la autenticidad de la obra y su autoría. Una persona que se dedica al arte digital podría así asegurarse de que su obra tiene este sello de autenticidad y originalidad inquebrantable. 

Sin embargo, mucha gente compra NFT por dinerales con el objetivo de especular con ellos. Todavía no ha llegado el momento en el que las galerías tradicionales y los coleccionistas se fíen de obras de arte con certificados NFT. Aunque sí existen galerías de arte virtuales como OpenSea.

¿Burbuja o futuro? ¿Por qué alguien querría comprarse una obra digital? Quizá ahora pueda carecer de sentido, pero con la rápida digitalización del mundo y las posibilidades de almacenaje virtual, puede que el futuro esté en lo digital y no en lo material. No obstante, quedaría por resolver el problema de la huella ecológica que generan todos los procesos necesarios para que las NFT sigan en funcionamiento.

Todo esto está explicado con claridad en el siguiente vídeo: 

https://www.youtube.com/watch?v=YKRpRmnIN_g

¿Conocías los NFT? ¡Déjanos tus comentarios sobre el tema en este post!

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.